Terremoto

Un terremoto de 5.7 ha hecho vibrar la tierra y a mí me ha dejado encerrada en nuestra pequeña terraza -en manga corta y calcetines-. Afortunadamente, la vecina del 8º, el piso de abajo, estaba también asomada al balcón y me ha oído gritar. Poco tiempo después, el portero con una mágica tarjeta de crédito ha abierto la puerta del departamento exclamando:

¡no se apure, acá está el Chapulín Colorado para rescatarla!

Terremoto

Anuncios