Don Pablo

Los paseos de este fin de semana nos han llevado, sin buscarlo, hasta la Chascona, la casa de Pablo Neruda en Bellavista.

Allí descubrimos la Oda al gato y luego se la recitamos a Lili (ana).

Acá os dejamos un fragmento:

Oh pequeño
emperador sin orbe,
conquistador sin patria,
mínimo tigre de salón,
nupcial sultán del cielo
de las tejas eróticas,
el viento del amor
en la intemperie
reclamas
cuando pasas
y posas
cuatro pies delicados
en el suelo,
oliendo,
desconfiando
de todo lo terrestre,
porque todo
es inmundo
para el inmaculado pie del gato.

Anuncios