El Mapocho

Hace unos cuantos meses, poco antes de que Chile se cruzase en nuestras vidas, escuchamos por primera vez la palabra “Mapocho”.

La pronunció nuestra amiga camerunesa Sime Sime Hortense, que andaba en aquellos momentos en Salamanca terminando su máster en literatura hispanoamericana. Tenía que elegir un autor para su trabajo de investigación y su tutora le recomendó Nona Fernández, una joven escritora chilena. Necesitaba encontrar sus libros antes de irse a Camerún, así que nos pasamos el mes de junio buscando por todas las bibliotecas y librerías de Madrid dos de sus obras: Mapocho y Avenida 10 de julio Huamachuco.

Imposible imaginarnos en aquellos primeros días del verano que íbamos a acabar viviendo en Santiago de Chile, ciudad que cruza el río Mapocho, y muy cerca, para más inri, de la avenida 10 de julio.

Hortense nos contó que el río Mapocho tiene connotaciones históricas muy importantes, pues durante la dictadura militar de Pinochet en sus aguas aparecieron flotando numerosos ejecutados políticos.

Por eso, la noche en la que venció el “NO” en el plebiscito y acabó esa terrible etapa de la historia chilena, miles de manifestantes gritaban por la Alameda: “Mañana, Pinocho, tírate al Mapocho“.

Resulta difícil creer que este río soporta en su cauce tan trágica carga, con esa pinta que tiene de inocente y manso arroyo.

Río Mapocho - Elliot Tupac - arte urbano

Desde los ’70, numerosos artistas han trazado sus obras en las paredes del Mapocho. Uno de los últimos, el muralista peruano Elliot Tupac, durante el festival Hecho en Casa.

Anuncios