Fumata blanca

Los primeros días de frío ya han llegado. La mayoría de los angelinos tienen sus casas preparadas con estufas de leña para combatir el frío y la lluvia característicos de la zona sur de Chile. Aquí todavía se mantiene el negocio de la madera y durante los meses previos hemos visto cómo las casas se iban llenando de astillas (troncos, para nosotros). En el departamento, nosotros no tenemos este sistema, pero no nos libramos del olor a chamusquina que impregna todo.

La ciudad al anochecer adquiere un color raro y un olor especial. Un humo denso inunda el cielo y a veces tienes la sensación de estar rodeado de niebla, pero no hay que dejarse engañar, es el humo de las estufas. Esto conlleva que, sorprendentemente, las ciudades del sur, especialmente Temuco, mucho más verdes, más pequeñas y menos industralizadas que las del norte, sean sin embargo de las más contaminadas del país.

humo en L.A.

Te das un paseo al atardecer y vuelves a casa como si hubieses estado toda la tarde al lado de la chimenea asando castañas

Anuncios