Tomar once

mr-wonderful-taza

Hoy vamos a tomar once a casa de Gabriela y Víctor. Aceptamos con mucho gusto su invitación porque son una pareja muy divertida con la que siempre pasamos buenos ratos y porque queríamos desvelar de una vez por todas el misterio de la once.

Once es una palabra que escuchamos a menudo, pero que no sabemos con exactitud a qué se refiere y, por tanto, desconocemos a qué nos han invitado esta tarde y, peor áun, no sabemos qué tenemos que llevar.

Acudimos a wikipedia y descubrimos que la once es la merienda.

¿Una merienda un miércoles a las 20h en invierno? No nos cuadra porque los chilenos comen y cenan temprano. La once tendrían que tomarla a las 17h.

Volvemos a wikipedia y leemos que en algunos casos (o más bien, en algunas casas) se toma una once abundante y tardía, que sustituye a la comida (para complicar más el asunto, en Chile se llama comida a la cena).

¡Qué lío! ¿Qué llevamos entonces a esta once-comida o merienda-cena? ¿Dulce o salado? ¿Unas pastas como si fuese una merienda? ¿Una botella de vino como si fuese una cena?

Al final nos decantamos por un queque casero, es decir, un bizcocho de yogur de los de toda la vida, que apetece y sienta bien en cualquier momento del día.

  • Para los curiosos etimólogos. Parece ser (siempre según wikipedia) que “esta palabra provendría de la costumbre de los trabajadores de las salitreras que acompañaban la merienda con un trago de aguardiente, a finales del siglo XIX. Debido a la existencia de restricciones para beber alcohol, llamaban once a tal comida por la cantidad de letras (11) que posee la palabra aguardiente”.
Anuncios