¡Qué seca!

Del año vivido en Lisboa, hace ya más de una década, mantenemos unos amigos excepcionales que no cesan de darnos alegrías, unos recuerdos maravillosos y una expresión portuguesa que incluimos en nuestro vocabulario. Desde entonces usamos habitualmente “¡Qué seca!” para referirnos a situaciones o a personas coñazo, tostón, plasta o pelma. No es fácil traducirlo exactamente, pero seguro que os hacéis una idea.

Ahora tenemos que añadir un nuevo uso a esta expresión. Nuevo y completamente opuesto, pues en Chile se utiliza “seca” para describir a una persona que destaca, que es muy buena en algo. Aunque resulte incomprensible, acostúmbrate, si te dicen que eres seco te están halagando.

Lisboa 2002

Lisboa 2002. ¡Somos secos hilando historias!

Anuncios