Los perros vagos

Una de las cosas que más llama la atención en Santiago es la cantidad de perros que campan a sus anchas por las calles. Al principio es inevitable sentir una mezcla de pena y miedo por ellos, pero pronto desaparecen ambas sensaciones. Fácilmente uno se da cuenta de que no hay que temerlos, pues están acostumbrados a convivir con los transeúntes y no tienen la menor intención de hacernos daño, ya que ningún dueño los azuza. También, al tiro uno deja de tenerles pena, pues salvo algunos que sí están flacos y enfermos, la mayoría tiene buen aspecto y se desenvuelve de maravilla por sí mismos, de hecho, algunos incluso suben a la micro para desplazarse por la ciudad.

Perro y micro

Uno de tantos perros que viajan en micro por Santiago

A estos perros callejeros se les llama perros vagos, lo que no deja de ser irónico, ya que los verdaderos vagos son los perros que tienen un amo que les da de comer, los pasea, le rasca la tripa y les recoge las cacas. 

Anuncios