Fuegos (no) artificiales en Valpo

No es difícil darse cuenta de que Chile es un país acostumbrado a caerse y a levantarse. Los chilenos están habituados a vivir terremotos, tsunamis, inundaciones, temblores, incendios y demás catástrofes. Quizá por eso la gente se organiza con tanta rapidez. Antes de que el político de turno haya tenido tiempo de hacer declaraciones y posar para la foto, ya está la sociedad civil llevando mantas y colchones para que descansen los evacuados. Y antes de que el ministerio correspondiente haya sacado un comunicado de condolencia, asociaciones, juntas de vecinos y demás instituciones ya han montado en todo el país puntos de recogida de alimentos, agua, pañales y comida para mascotas. 

La desolación de ver este fin de semana los cerros de Valparaíso arder solo se ha visto apaciguada al ver luchando contra las llamas a los bomberos (que en Chile son voluntarios) y a cientos de ciudadanos espontáneos creando todo un engranaje de ayuda a los damnificados.

centro de acopio_baquedano

Centro de acopio en plaza Italia (Santiago)

Anuncios