Café con Piernas

Si hay algo más típico de Santiago que el mote con huesillos son los cafés con piernas, concepto que se ha intentado exportar sin éxito a otros países. La idea es simple: una cafetería en la que las camareras lucen vestidos muy cortos y escotados. De hecho, el local está repleto de espejos y las señoritas se sitúan en una plataforma para que no tengas que forzar la vista y tengas a la altura de los ojos sus piernas. Este tipo de locales ha ido degenerando con la reducción de las dimensiones de las faldas.

Un clásico es el café Haití. Según cuentan, es suya la idea de los locales con esta barra característica (muy estrecha para poder ver las piernas de las camareras), que eran unos visionarios y amantes del café (y de otras cosas). “No existe personaje importante que nos haya visitado en Chile que no haya tomado una tacita de rico expreso en uno de nuestros locales. Estos son percibidos como parte de la idiosincrasia chilena y de nuestro quehacer nacional, lugar donde se concentran los personajes políticos, culturales, económicos y los ciudadanos comunes corrientes que protagonizan el diario vivir de nuestro país”.

Este es el ejemplo turístico de café con piernas, como también lo es el Café Caribe, pero existen otros bastante más sórdidos. Se reconocen por sus cristales tintados que impiden ver lo que pasa dentro. Muchos de ellos presumen del “minuto feliz” en el que las camareras se desnudan. Estos cafés están por todas partes, sobre todo en el centro de Santiago, cerca de oficinas, talleres de coche y ministerios, así que hay que andar con ojo porque si una mañana vas un poco dormido y con ganas de un expresso, puedes acabar dentro de uno de ellos probando esta extraña combinación de café y piernas.

Café con piernas

Anuncios