Buenos Aires al tiro

Continuando la gira sudamericana, visitamos la capital argentina. Teníamos previsto aprovechar el puente del 15 de agosto para ir a celebrar el cumpleaños de Coque a Montevideo, pero nos cancelaron el vuelo en el último minuto y sin saber muy bien cómo acabamos en Buenos Aires.

La celebración porteña no nos defraudó. Buenos Aires es una ciudad increíble con millones de lugares por descubrir. Nosotros nos limitamos a pasear sin rumbo fijo por sus calles y todo lo que vimos nos encantó. La estancia fue breve, pero pudimos visitar algunos de los barrios más característicos, como La Boca (incluida la Bombonera para el futbolero), el microcentro con sus teatros y sus edificios históricos o Palermo con sus tiendas bonitas. Incluso tuvimos tiempo de ir el domingo a la famosa feria de antigüedades del pintoresco San Telmo.

Buenos Aires es una ciudad perfecta para caminar disfrutando de su arquitectura europea combinada con detalles latinoamericanos. Encontrás preciosas librerías, cafés regentados por gallegos, pizzerías que pretenden tener más fama que las italianas, museos espectaculares, un rico patrimonio, una pasión desmedida por el fútbol y por el mate, parques increíbles, un sin fin de manifestaciones artísticas y a guap@s porteñ@s con su aire intelectual leyendo por doquier. Todo ello sin perder su esencia sudamericana, reflejada por ejemplo en sus coloridos autobuses y en la vivacidad de sus gentes. Una de las cosas que más nos gustó fueron sus terrazas, su vida social callejera, que nos hizo sentirnos en casa, en Madrid. También tuvimos la suerte de encontrarnos con tres iconos argentinos.

Anuncios