Las montañas

montañas - 2

Nos acostumbramos a verlas cada día y se nos olvida que esas montañas omnipresentes, que nos vigilan y nos orientan, son nada más y nada menos que los majestuosos Andes. Se nos olvida que a una hora de Santiago podemos adentrarnos en la cordillera y encontrar, como si tal cosa, glaciares. Nuestra mente provinciana no se acostumbra a estas dimensiones y a estas maravillas de la naturaleza.

El Cajón del río Maipo es uno de los lugares favoritos de los santiaguinos domingueros para escaparse de la ciudad. Después de unos cuantos kilómetros por una carretera atestada de coches los fines de semana y llena de puestos de empanadas, de zonas de picnic y piscina y de empresas que te venden la conexión con la naturaleza, empieza el verdadero espectáculo: el maravilloso cañón que da nombre al valle como Cajón del Maipo. Campos de frutales, meandros del río con sus clásicos chopos, coloridos valles, lagunas verdosas, montañas rocosas y volcanes nevados. Y cuando empiezas a ascender, la vegetación va desapareciendo para dar paso a la inmensidad. Y aparece entonces algún que otro glaciar

En primavera (diciembre) fuimos al glaciar San Francisco en el  Monumento Nacional El Morado.

En otoño (abril) fuimos al glaciar colgante El Morado.

 

Anuncios