Publicación de la categoría: La Micro

Enjuncado

Santiago, sumida como está en un proceso imparable de conversión en ciudad cosmopolita, no se da cuenta de que está descuidando su identidad. Surgen sin cesar rascacielos, centros comerciales y Starbucks, pero afortunadamente en muchos barrios aún… Sigue leyendo

Fumata blanca

Los primeros días de frío ya han llegado. La mayoría de los angelinos tienen sus casas preparadas con estufas de leña para combatir el frío y la lluvia característicos de la zona sur… Sigue leyendo

En ruinas

Las casas antiguas están desapareciendo en Los Ángeles. Será a causa del terremoto de 2010, de la dejadez o de la especulación, pero el caso es que los departamentos en edificios altos, los… Sigue leyendo

Anticuchos cameruneses

Aún conservamos costumbres africanas como la de ir andando por cualquier ciudad chilena y comprar algo de comida en los puestos callejeros. Aquí por suerte también hemos encontrado, como en Camerún, brochetas en… Sigue leyendo

Roberto Bolaño y Los Ángeles

Toda ciudad tiene sus secretos y Los Ángeles no podía ser menos. Empeñados en desvelarlos y acabar con esa fachada de ciudad anodina, nos topamos con una historia que pocos angelinos conocen. El… Sigue leyendo

Sí quiero

Allá donde vamos, nos invitan siempre a algún matrimonio. Somos conscientes de que la razón no es nuestra simpatía y saber estar, sino el aportar la nota exótica que todos l@s espos@s desean… Sigue leyendo

Mardi Gras

No era martes ni estábamos en Nueva Orleans, pero no nos lo pensamos ni un segundo cuando nos enteramos de que el barrio Yungay celebraba un desfile de Carnaval. Quizás porque estamos inmersos… Sigue leyendo

Los cités

Pasan desapercibidos a un ojo cómodo y rutinario, pero no a uno clínico y escrutador como el nuestro. Escondidos entre altos edificios, sobreviven algunos conjuntos de viviendas agrupadas en torno a un patio… Sigue leyendo

El Mapocho

Hace unos cuantos meses, poco antes de que Chile se cruzase en nuestras vidas, escuchamos por primera vez la palabra “Mapocho”. La pronunció nuestra amiga camerunesa Sime Sime Hortense, que andaba en aquellos… Sigue leyendo