Publicación de la categoría: Santiago Bacán

Las montañas

Nos acostumbramos a verlas cada día y se nos olvida que esas montañas omnipresentes, que nos vigilan y nos orientan, son nada más y nada menos que los majestuosos Andes. Se nos olvida que a… Sigue leyendo

En la punta del cerro

Hasta el momento en Chile nunca nos han mandado a la mierda, pero más de una vez nos han dicho que nos andásemos a la punta ‘el cerro. A lo mejor por nuestra tendencia a… Sigue leyendo

Santiago en bici

Santiago es una ciudad estupenda para la bicicleta, no tanto por la cantidad y calidad de las ciclovías, sino por su orografía plana. Lamentablemente su urbanismo fue diseñado en función del auto, ninguneando a peatones, ciclistas y… Sigue leyendo

La Chascona

Aunque el viajero sea de lingüística, no debería dejar pasar la oportunidad de curiosear por alguna de las casas de Pablo Neruda (Parral, 12 de julio de 1904 – Santiago de Chile, 23… Sigue leyendo

La Casa de la Cueca

La Casa de la Cueca aún es una picada honesta. Pero no sabemos si por mucho tiempo, pues está en el límite en que deja de ser un lugar conocido por el boca a boca y pasa… Sigue leyendo

Por fin, ¡visitas!

Después de más de dos años en Chile, por fin hemos recibido visitas. Mi madre y mi tía decidieron aguantar todo el verano trabajando para poder tomarse las vacaciones en octubre y venir… Sigue leyendo

Persa Biobío

Estés donde estés, un buen panorama para la mañana del domingo es ir al mercado a buscar trastos viejos, muebles antiguos, gangas de segunda mano y las más variopintas sorpresas. En Santiago, nuestro… Sigue leyendo

Año nuevo, barrio nuevo

2014 llegó con novedades a nuestra vida santiaguina. Cambiamos nuestro querido y apacible Vergel por el enigmático e inquietante Vaticano chico. Aún no hemos tenido tiempo de investigar y adentrarnos en las historias del… Sigue leyendo

Mardi Gras

No era martes ni estábamos en Nueva Orleans, pero no nos lo pensamos ni un segundo cuando nos enteramos de que el barrio Yungay celebraba un desfile de Carnaval. Quizás porque estamos inmersos… Sigue leyendo